Las tres enfermedades más comunes en los gatos: síntomas y cómo prevenirlas

Las tres enfermedades más comunes en los gatos: síntomas y cómo prevenirlas

En diálogo con Clarín, la médica veterinaria María Inés Rosatti, especialista en medicina felina, describe cuáles son, según la bibliografía internacional, las tres enfermedades más comunes en los gatos.

1) Insuficiencia renal crónica

“Algunas investigaciones hablan de que hasta un 30% de los felinos pueden sufrir insuficiencia renal crónica”, detalla la doctora Rosatti.  

En este caso, los riñones de los gatos comienzan a fallar y no pueden filtrar las sustancias tóxicas de la sangre que se acumulan en el organismo.

Produce síntomas como aumento de la ingesta de agua, aumento en la producción de orina, pérdida de peso, vómitos, diarrea, anorexia, y anemia, entre otros.

2) Hipertiroidismo

El hipertiroidismo en los gatos se produce, en general, por tumores que generan una elevada concentración de hormona tiroidea.

Los síntomas asociados a esta enfermedad son el aumento de la ingesta de agua, el aumento en la producción de orina, la pérdida de peso, y el apetito aumentado y selectivo.

3) Diabetes

La diabetes en los gatos es muy similar a la que se produce en los humanos. Hay un exceso de glucosa en sangre, pero no puede ingresar a las células por un déficit de insulina, o más bien de los receptores para esta hormona.

Los síntomas son aumento de la ingesta de agua, aumento en la producción de orina muy marcada, pérdida de peso, y aumento del apetito, entre otros.

Tanto en la diabetes como en el hipertiroidismo, la obesidad es la principal causa predisponente. “Es un problema muy común en los felinos hoy en día, particularmente en aquellos que solo hacen una vida de interior”, dice Rosatti.

Un detalle: las enfermedades mencionadas se basan en estudios internacionales, realizados en países como Estados Unidos y España. Se desconoce si esto aplica a la Argentina, porque no tenemos investigaciones sobre la prevalencia de las distintas patologías, aclara la veterinaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *