Con una pregunta simple e inteligente evitó que lo estafaran por WhatsApp

Con una pregunta simple e inteligente evitó que lo estafaran por WhatsApp

Con el objetivo de aprovecharse de las personas vulnerables, cada vez surgen más métodos para realizar estafas. Y se sabe que hay que estar más que alerta, como le sucedió a un hombre que hizo una simple e inteligente pregunta que evitó que se convierta en una víctima más de un fraude por WhatsApp.

Hacer una pregunta inteligente ha salvado a un padre de convertirse en otra víctima de la infame estafa de WhatsApp “Hola papá”.

Michael Griffiths, de Ellesmere Port, en Cheshire, Inglaterra, recibió el clásico mensaje de alguien que decía ser su hijastra Sophie.

Faltó muy pero muy poco para que el adulto enviara más de 1300 dólares, ya que en un principio pensaba que estaba ayudando a la hija de su esposa con una factura, informa el Liverpool Echo.

Intercambio de mensajes por WhatsApp

Jordan Parker, el hijastro de 28 años, cuenta que los mensajes comenzaron con el estafador diciendo que el teléfono celular de Sophie se había perdido y que “usaba un número antiguo”. A lo que Michael respondió: “Espero que encuentres el teléfono, Soph. Agendo este número”.

Tras algunos intercambios de mensajes, el estafador dio un paso adelante y comenzó a pedirle dinero en efectivo.

“Quiero pedir un favor, estoy tratando de obtener mi aplicación bancaria en este teléfono antiguo, pero no funciona y me estreso un poco porque tengo que pagar una factura urgente”, arrancó el relato para que muerda el anzuelo.

Con buena voluntad, Michael responde: “Cualquier cosa, Soph. Dame los detalles”.

Los mensajes de WhatsApp expuestos por los medios británicos también muestran a Michael preguntando si la madre de su hijastra debería llamar a su teléfono para ayudar a localizarlo, a lo que el timador responde que no porque “la batería está agotada” y “el teléfono es muy viejo, no puede sonar con él”.

Urgencia por el dinero

Después de decirle al estafador que solo puede transferir 500 dólares a la vez debido al límite con su banco, del otro lado de la línea escriben: “Jaja, gracias por ayudar de todos modos. ¿Puedes enviarme un mensaje de texto cuando se solucione?”.

Luego de más mensajes, la charla comienza a “ensuciarse” un poco. El padrastro de Jordan y Sophie le dice al estafador que la familia no cuenta con 1300 dólares en el banco y que lo llame.

El ladrón se apura a consultarle cuánto puede transferir en este momento, porque debía pagar antes de 30 minutos. “No podemos pagar fuera de término, ¿puedes transferirlo?”, insiste.

Pregunta simple e inteligente

Cuando parecía que de alguna manera el fraude se iba a llevar a cabo, sea o no por el monto total exigido, Michael le hace una simple pero inteligente pregunta a la persona del otro lado del teléfono: “¿Cuál es tu segundo nombre, Soph?”.

“Por qué me preguntas eso”, consulta sorprendido. La respuesta es contundente: “Así que sé que eres tú, Soph”. Fue el fin de la charla, y el estafador dejó de pedir dinero.

Jordan decidió publicar la conversación en las redes sociales para advertir a otros sobre la estafa bastante habitual. Y contó que lo contactan para decirle que también han tenido una experiencia similar.

“Creo que es impactante que alguien envíe un mensaje exactamente igual a números aleatorios. Cuando lo estaba leyendo con Mike, pensé que era mi hermana y luego descubrimos que era una estafa, solo pensé que definitivamente atraparía a alguien”, remarca.

Lo curioso es que una simple pregunto lo terminó salvando, porque de poder haber enviado los 1300 dólares al inicio, no habría hecho sin dudarlo.

Fuente : EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *