El 67% de los afectados por Covid-19 persistente experimenta alteraciones de atención y memoria

El 67% de los afectados por Covid-19 persistente experimenta alteraciones de atención y memoria

En muchos casos, la Covid-19 no termina cuando se supera la infección, incluso en pacientes que la han pasado de manera leve y sin requerir hospitalización. De hecho, según un estudio llevado a cabo por el Penn State College of Medicine más de la mitad de las personas diagnosticadas con Covid-19 desde diciembre de 2019 experimentarán síntomas como fatiga, dolor de cabeza o problemas para concentrarse hasta seis meses después de la recuperación, es decir, que padecerán lo que se conoce como “Covid persistente”.

Estos síntomas de coronavirus persistente ya se dejan ver en las consultas de atención primaria y de especialistas desde hace meses, especialmente los síntomas neurológicos, como indican los datos presentados en la 73ª Reunión Anual de la Sociedad Española de Neurología (SEN), que tiene lugar en Madrid del 22 de noviembre al 2 de diciembre. Y es que, según estudios sobre el impacto que está teniendo la pandemia, el síndrome postcovid ya supone más del 3% de todas las consultas de Neurología en España.

Los síntomas neurológicos post-covid

Los síntomas post-covid se han disparado en las consultas de neurología, que han visto incrementadas el número de nuevas personas que presentan afectaciones neurológicas. De hecho, según datos presentados en la Reunión Anual de la SEN, más del 3% de las nuevas consultas que se realizan en los Servicios de Neurología son de personas que han superado la Covid-19.

Durante la fase aguda de la infección por SARS-CoV-2, es común que los pacientes presenten síntomas neurológicos. Entre los más comunes, como apunta el Dr. José Miguel Láinez, Presidente de la Sociedad Española de Neurología, “dolor muscular, encefalopatías, mielitis, crisis epilépticas, neuropatías, anosmia y cefaleas”. Entre los pacientes hospitalizados estos síntomas estaban presentes en el 60% de ellos, y muchos de ellos eran muy graves, como “accidentes cerebrovasculares, como ictus isquémicos, ictus hemorrágicos, o trombosis venosas cerebrales”.

Fuente : EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *