5 cosas que puedes hacer para amar los lunes y empezar la semana feliz

5 cosas que puedes hacer para amar los lunes y empezar la semana feliz

De seguro todos hemos experimentado con amargura ese momento en que el despertador suena siendo ya lunes y caemos en que el fin de semana terminó y, para colmo, después del descanso cuesta más aún retomar el trabajo y actividades cotidianas. 

El fin de semana nos hace desconectar de los quehaceres y arrancar el lunes puede conventirse en un hecho indigesto y capaz de ponerte de mal humor. Pero como hay que hacerlo, nos pongamos como nos pongamos, lo mejor es tener algún que otro as en la manga para que al menos arranquemos la nueva semana con fuerza y ánimo, ya que no podemos cambiar el hecho de que es lunes con todo lo que conlleva.

Por eso, he preparado para ti unos útiles consejos que te ayudarán a comenzar con tanta fuerza el día como la semana e incluso, que podrían hacerte cambiar esa nefasta percepción del odiado lunes.

1. Comenzamos en domingo

Para comenzar con fuerza el lunes, hay que preparse el domingo. Es decir, el domingo debería ser un día de hacer poco, descansar mucho y dedicarse a uno mismo.

Un baño relajante, una limpieza de cutis, comida sana, ir pronto a la cama… y esto será el primer paso para que el lunes cuando te levantes te sientas especialmente descansado y recuperado de todo el cansancio de la semana.

Además si has estado solo en casa estarás deseando dar un salto de la cama y salir a socializarte.

2. Despiértate agradablemente

Pon el despertador con antelación, no con el tiempo justo y así no tendrás que levantarte de un salto y salir a la carrera.

Despiértate con la alarma del móvil, pero seleccionando una música que sea agradable para ti. El momento en que salgas del sueño debe ser lo menos estridente posible.

Tómate unos minutos para desperezarte y no pensar en otra cosa que no sea lo bien que has dormido.

3. Mímate por ser lunes

El lunes es un día duro, por eso tienes que mimarte especialmente.

Convirte en una rutina, por ejemplo, prepararte tu desayuno favorito los lunes. Esto se asociará a este día en tu subconsciente y será algo agradable que esperarás con ganas.

4. Elimina tareas en lune

El lunes ya supone suficiente esfuerzo comenzar la semana, así que descarta cualquier actividad posible que puedas dejar para otro día a no ser que sea algo que realmente te guste y apetezca hacer.

Así que si tienes que ir a la tintorería, llamar para reclamar una factura equivocada o un montón de ropa para planchar, te aconsejamos que no sea en lunes.

Si tienes clase de yoga o sesión de mesoterapia, ¡adelante!

5. ¿Sabías que los perros también hacen yoga? ¡Conoce el doga!

Cuando creíamos que ciertas líneas no podían atravesarse descubrimos que, al igual que para nosotros, el yoga supone todo un estímulo para el mejor amigo del hombre. Diversas asociaciones ya han comenzado a impartir el conocido como doga (dog + yoga), todo un descubrimiento para esos dueños que nunca imaginaron la importancia de esta milenaria disciplina para sus mascotas.

El estrés forma parte de nuestra vida: llegar tarde al trabajo, enfrentarse a un atasco, comer rápido, tratar de llegar a tiempo a la tintorería… momentos del día que inspiran en nosotros una tensión que tanto nuestra mente como organismo acumula, especialmente si vivimos en una gran ciudad. Nuestro perro, aunque no lo percibamos en un principio, también sufre parte de este estrés, véase por la separación del dueño, el escaso tiempo de que dispone para salir a la calle o diversos desajustes en su rutina. Cuando el estrés acecha, muchos somos los que practicamos yoga para pulverizar tensiones y sentirnos algo más tranquilos, un lujo que también los caninos pueden permitirse desde hace un tiempo.

La adiestradora estadounidense Suzi Teitelman comenzó practicando yoga junto a su perro, algo que no sólo fortalecía el vínculo entre dueño y canino, sino que aportaba una mayor relajación al animal. A partir de entonces, el doga, o yoga para perros, se ha convertido en una incipiente tendencia en países como Estados Unidos, China o Reino Unido, si bien el ejercicio varía en función al tamaño del perro.

Si se trata de una mascota pequeña, puedes practicar las diferentes asanas (posturas de yoga) con tu perrito sobre la espalda o entre tus piernas. En caso de que el perro sea de gran tamaño, podemos ayudarles a realizar ciertas posturas como, por ejemplo, el perro boca abajo, curiosamente.

El doga no sólo potencia la unión entre dueño y animal sino que mejora la flexibilidad del perro y le aporta relajación, resultados igual de necesarios para ambos.

El doga, el conocido como yoga para perros, se está convirtiendo en una curiosa iniciativa que cada vez suma más adeptos. Una terapia totalmente recomendable para esos dueños estresados que quieran recuperar el tiempo perdido con su perro y, de paso, inspirar en ellos parte de la esencia de esta milenaria disciplina procedente de la India.


6. Este es el día para quedar con tu amigo/a

Convierte el lunes, después de tus quehacerres, en el momento para quedar con una buena amistad para merendar, cotillear, ir a tomar algo o lo que más te guste.

Busca el hueco y queda con él o ella siempre en lunes. Será otra rutina que transformará el lunes en un día diferente y lleno de cosas interesantes que hacer.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.