EL FRACASO DE LAS DIETAS HIPOCALÓRICAS

EL FRACASO DE LAS DIETAS HIPOCALÓRICAS

Nunca como hoy día ha habido tanta preocupación por el cuerpo y por ende por el peso, de hecho lo constatamos con la cantidad de gimnasios, dietas milagrosas, proliferación de productos dietéticos, venta de máquinas de todo tipo para reducir peso y tonificar los músculos. A pesar de lo anterior, nunca como hoy vemos en la calle tantas personas con sobrepeso y lo que es peor tantos niños y adolescentes con diferentes grados de obesidad.

Entre las medidas más utilizada se encuentra la denominada dieta hipocalórica, la cual se basan en la disminución del consumo de caloría diarias.

Pero está suficientemente demostrado que las dietas hipocalórica manejadas para bajar de peso, no han resuelto el problema “…funcionan en el corto plazo, pues la mayoría facilitan la pérdida de peso, al menos al principio, luego el proceso se frena incluso puede llegar el momento que aunque se siga estrictamente la dieta no se rebaje y al abandonar la dieta se gana el peso que se tenía o más” (García,2013, p.100)

De manera que este modelo no funciona, si lo abandonas vuelves a aumentar,  a veces más de tu sobrepeso original. Además esas dietas, como todas las dietas, son complicadas para realizarlas ya que tienes que medir o pesar lo que desayunas, almuerzas, cenas y las meriendas: que si 120 grs de jamón, 120 grs de carnes, una arepa pequeña, una rebanad de pan blanco, una taza de arroz, cambur pequeño, etc. 

En fin demasiado detalle y trabajo para que los efectos no sean lo que queremos.

PERO, ¿POR QUÉ ENGORDAMOS?

Si entendemos lo que sucede en nuestro cuerpo y el por qué engordamos, podemos planificar un régimen alimentario, más racional y eficaz que las típicas dietas hipocalóricas y mucho más sencillo.  

A menos que haya un desorden metabólico, que dicho sea de paso no es precisamente el caso general o lo que más se repite, la mayor parte de nuestra alimentación contiene altas cantidades de carbohidratos (almidones y dulces). El efecto de los carbohidratos en el organismo es que ingresa mucha glucosa a la sangre y la respuesta es aumentar la producción de insulina para regular la sobrecarga de glucosa en sangre. 

Cuando la insulina muy elevada (hiperinsulinismo) origina; entre otros efectos perjudiciales, que se emita una orden a las células para que guarden grasa y la consecuencia es que engordamos.

Lo peor les sucede a las personas que tienen predisposición genética, ya que la sobrecarga conduce al hiperinsulinismo, a hipoglicemia y diabetes. 

Total Page Visits: 862

Deja una respuesta

Your email address will not be published.